Guillermo Serrano “El Conde de Montecristo”

Guillermo Serrano en “El Conde de Montecristo” en el Festival de Teatro Clásico de Cáceres.

Guillermo Serrano página web http://www.marcogadei.com/guillermoserrano/

Romanticismo, duelos, fugas, sed de justicia, humor, amor, dolor y tragedia. Durante dos horas, la historia de la novela El conde de Montecristo, de Alejandro Dumas, sucede por primera vez en un escenario teatral, el del Festival de Teatro Clásico de Cáceres, donde la estrena el domingo (plaza de las Veletas a las 22.30) la compañía extremeña Samarkanda.

Segundo estreno extremeño del festival, para dar cohesión a este proyecto Samarkanda pensó que Paloma Mejía, directora del montaje, era la mujer apropiada. De su mano y de su arrojo para afrontar un reto de enorme riesgo han salido versiones y adaptaciones de Los Miserables Cyrano de Bergerac, otros dos longevos clásicos que se renuevan en cada aparición. Aquí se encarga además de la dirección, de la adaptación y versión. En el equipo de ocho actores que se encargan de llevar adelante esta aventura teatral se encuentran Guillermo Serrano, el protagonista Edmundo Dantés, Rafael Núñez, Fermín Núñez, Javier Mejía, Ana Batuecas, Juan Carlos Castillejo, Javier Lago y Gloria Villalba.

Nunca se había hecho una adaptación teatral de la novela de Alejandro Dumas, que sin embargo, ha conocido diversas versiones cinematográficas y televisivas. La novela se publicó por episodios a partir de 1844. En ella, Alejandro Dumas vuelca todo su ingenio y deja reflejos de su propia experiencia y de la de su padre, el general Dumas, un mulato hijo de una esclava y un noble normando, que combatió junto a Napoleón y compitió con él, pero acabó siendo traicionado y por sus orígenes mestizos.

La propia historia se basa en hechos reales, en las memorias de un zapatero llamado Jacques Peuchet, que a principios del XIX se enamoró y comprometió con una mujer rica, para ser luego falsamente acusado de espía por cuatro amigos celosos.

Como Dantés, durante su encarcelamiento el zapatero conoció a un viejo moribundo que le legó un tesoro escondido. Peuchet no huyó de presidio, pero cumplida su condena recuperó el tesoro y dedicó diez años de su vida a satisfacer su venganza.

La venganza es el hilo conductor de El conde de Montecristo. En ella, Edmundo Dantés un marinero enamorado de Mercedes Herrera, suscita la aversión de vecinos como Caderousse, compañeros como Danglars o conocidos como Fernando, primo de Mercedes, que lo traicionan.

Dantés es detenido el día de su boda y encarcelado en el castillo de If, acusado de ser un espía de Bonaparte. En la prisión conoce a otro preso, el abate Faria, que intenta escapar del penal cavando un túnel. Dantés intimará con el anciano, y este le desvelará la traición de la que el joven ha sido objeto. Ambos proyectaran su fuga, pero el abate, enfermo ya, no llegará a conseguirlo.

Antes de morir le confiará a su joven amigo el escondite de un tesoro en la Isla del Conde de Montecristo. Así comienza la aventura y fuga de Edmundo Dantés, que tras años de presidio, mientras su amada se desposa con su primo Fernando, hallará el tesoro del que le habló el abate Faria. Convertido en un hombre acaudalado, regresará a Marsella y no cejará, desde el anonimato que le ofrece su nueva identidad, en su empeño de venganza.

Esta novela de Dumas ha inspirado multitud de personajes, como James Bond, El Zorro o Pimpinela Escarlata. Pero su adaptación al celuloide o para la pequeña pantalla, según Samarkanda, no siempre ha alcanzado el carácter trágico de la obra literaria, que es justo lo que pretende esta versión para teatro.

Recommended Posts