Josean Bengoetxea «Érase una vez… Euskadi»

Nuestro representado Josean Bengoetxea en el largometraje «Érase una vez… Euskadi».

En los últimos años han surgido en el cine español una serie de mujeres productoras que, sin hacer demasiado ruido, están produciendo las películas más interesantes. Es el caso de Emma Lustres (Vaca Films), Mercedes Gamero (Atresmedia Cine) o Beatriz Bodegas (La Canícula), que se dio a conocer con la producción de ‘Tarde para la ira’ y que ahora produce ‘Érase una vez… Euskadi’, película que dirige el debutante Manu Gómez, con quien Bodegas lleva trabajando cinco años en la preparación del filme.

Euskadi 1985. El colegio ha terminado, por fin llegan las ansiadas vacaciones. Marcos y sus tres amigos, José Antonio, Paquito y Toni, reciben expectantes la llegada del verano, un verano prometedor sobre todo porque a sus doce años poco importa dónde, ni cuándo, ni cómo.

Beatriz Bodegas comenta: «Es un proyecto muy especial para mí, una nueva apuesta por la dirección novel, algo que desde siempre ha sido una prioridad en mi carrera como productora. La película, protagonizada por cuatro niños de doce años, nos traslada a un periodo turbulento de nuestra historia y nos cuenta el verano de esos niños desde el punto de vista del realizador, que podía haber sido uno de ellos».

«Es un retorno a mi infancia y a esas calles que me vieron crecer. Una historia cuyo objetivo es recorrer esa Euskadi de los 80 que tanta huella dejó en aquellos que la vivimos, la disfrutamos y a menudo la lloramos», indica Manu Gómez, guionista y director de la película, que «habla de los que tuvieron que huir, de los que se quedaron y, sobre todo, de los que aprendieron a convivir luchando por la integración y por la normalización de la convivencia en la Euskadi de los años 80».

Los cuatro protagonistas son los niños Asier Flores, Aitor Calderón, Miguel Rivera y Hugo García, pero a su lado cuentan con veteranos muy solventes como Luis Callejo, Marian Álvarez, Ruth Díaz, Arón Piper, Yon González, Pilar Gómez, Vicente Vergara, Vicente Romero, María Isasi o Josean Bengoetxea. La película esconde una mirada personal al pasado de su propio director para quien, durante su infancia en Arrasate, «lo mejor eran las tardes de los viernes cuando, como era habitual, la llegada de la noche se iluminaba con contenedores de basura ardiendo, sucursales bancarias de las que solo salían llamas, gente corriendo para todos los lados, jóvenes encapuchados escondidos en portales y las sirenas de los coches de policía atravesando las calles a toda velocidad». Y añade: «Esa violencia habitual para nosotros que éramos unos simples niños, significaba algo que celebrar. Era entonces, cuando regresaba la calma y los bomberos apagaban los últimos restos de fuego de la batalla, cuando llegaba el momento más importante; el de buscar, nerviosos y emocionados, las pelotas de goma que los antidisturbios de la guardia civil habían disparado minutos antes a los manifestantes». Juegos de niños en el fragor de la batalla, que encontraban sus juguetes en los restos de los enfrentamientos: «El reto consistía en tener el mayor número de pelotas de goma posible… esos eran nuestros galones cuando teníamos doce años y esa es la mejor de las metáforas que pueden definir el filme», dice Manu Gómez recordando su infancia en Arrasate.

La película se rueda durante siete semanas en Soraluce y otras localidades de Guipúzcoa. Es una producción de La Canica Films y Érase una vez mi cuadrilla AIE, con la participación de RTVE y EITB.

Recommended Posts